icono abrir menu
  • logo facebook
  • logo linkedin
  • logo twitter

causas

Queremos dar visibilidad al trabajo diario de todas las personas que trabajan en mejorar nuestro entorno. Tenemos acuerdos con instituciones ya consolidadas que trabajan a pie de calle en distintos ámbitos sociales y cuyos proyectos serán los destinatarios finales de la recaudación. A continuación se presentan algunas de las líneas de actuación que seguimos, siempre definidas en consonancia con nuestros partners.

El impacto de redonDando va más allá de la recaudación. Queremos mostrar esta realidad a la sociedad, a través de su visualización en las tiendas o empresas donde esté implementado y la colaboración con instituciones que ayuden a paliarla. Queremos convertir a ciudadanos y empresas en motores del cambio social.

Pobreza energética

imagen Pobreza energética
¿Qué es la Pobreza Energética?

La Pobreza Energética se define como la situación que sufren los hogares que son incapaces de pagar los servicios mínimos de energía que satisfagan sus necesidades domésticas básicas o que se ven obligados a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar las facturas energéticas de sus viviendas.
Saber más…

La pobreza energética se entiende como la consecuencia de una condición más extensa y difusa denominada vulnerabilidad energética, definida como la probabilidad de un hogar a experimentar una situación en la que dicho hogar no recibe una cantidad adecuada de servicios de la energía (Bouzarovski and Petrova, 2015). Este nuevo enfoque explica la pobreza energética como una condición temporal causada por condiciones estructurales y coyunturales que van más allá de la triada de factores tradicionalmente considerados (ingresos del hogar, precios de la energía y eficiencia energética de la vivienda). Se puede encontrar más información sobre la situación actual en España en el informe “Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética. Nuevos enfoques de análisis” publicado en abril de 2016 por la Asociación de Ciencias Ambientales ACA (www.cienciasambientales.org.es). Cerrar Saber más…

¿Qué consecuencias tiene?

Sus consecuencias en el bienestar son también variadas: temperaturas de la vivienda inadecuadas, incidencias sobre la salud física y mental (incluyendo mortalidad prematura de ancianos), riesgo de endeudamiento y desconexión del suministro, degradación de los edificios, despilfarro de energía, emisiones, etc.
Saber más…

Vivir en una vivienda que esta aclimatada de forma deficiente y que no puede mantener una temperatura adecuada en su interior puede provocar serios problemas para la salud tanto físicos (artritis, neumonía, asma…) como mentales (depresiones), principalmente en la población más vulnerable como son las personas de edad avanzada. Según se destaca en el último informe del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), la pobreza energética podría ser causa de entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras en España cada año durante la estación invernal, con especial incidencia entre las personas de la tercera edad. Para calibrar el impacto real en la mortalidad vinculada a las dificultades para costear el gasto energético en el hogar, basta recordar que el año pasado, las víctimas de accidentes de tráfico fueron 1.177 (Datos de la DGT).

Por poner un ejemplo, la mayoría de los incendios domésticos del área metropolitana de Barcelona tienen como causa la pobreza. Concretamente, la pobreza energética, que imposibilita pagar la factura de la luz y gas. Así de crudamente lo denuncian cinco bomberos de los parques de Barcelona, Cornell� y Badalona que se han sentado ante una cámara para relatar sus experiencias, denunciar que las cifras oficiales solo contemplan las causas técnicas de los incendios y revindicar que se tenga en cuenta la situación en la que vivían las víctimas para comenzar a atacar el problema. Estiman que un 70% de los incendios domésticos tiene como causa la pobreza y equiparan la ausencia de datos con la que había con la violencia de género: si no había problema, no se podían buscar soluciones, dicen. (https://www.youtube.com/watch?v=ey7ovmluNA8). Los cinco bomberos coinciden en que la precarización de la vida cotidiana como consecuencia de la crisis ha implicado que haya más incidentes y de mayor gravedad. Las cifras de la Generalitat sitúan los incendios domésticos entorno a los 4.000 al año (con las cifras más altas entre noviembre y marzo, los meses más fríos). El año pasado los muertos fueron 14 personas y un portavoz de los bomberos confirma que “no se investigan las causas”. Quien sí lo hace, internamente, son las compañías de seguros. En Barcelona, los incendios en viviendas fueron 1.110 en 2014. En lo que va de año, el Ayuntamiento ha comunicado el realojo de seis personas debido a incendios y a 23 vecinos en los meses de frío del año pasado.

Cerrar Saber más…
¿Cuál es la situación en España?

El 11% de los hogares españoles (equivalente a 5,1 millones de personas) se declaraba incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en los meses fríos.
Saber más…

La pobreza energética es una realidad que afecta a una proporción significativa de hogares que residen en España. En concreto, se ha encontrado que en 2014:

• El 11% de los hogares españoles (equivalente a 5,1 millones de personas) se declaraba incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en los meses fríos.
• El 8% de los hogares españoles (equivalente a 4,2 millones de personas) declaraba tener retrasos en el pago de las facturas de la vivienda incluyendo las de energía doméstica.
• El 15% de los hogares españoles (equivalente a 6,2 millones de personas) destinaban más del 10% de sus ingresos anuales a la compra de energía para la vivienda.
• El 10% de los hogares españoles (equivalente a 4,9 millones de personas) se encontraba en dificultades según la aplicación al caso español del indicador oficial de pobreza energética del Reino Unido. Esto significa que su ingresos, una vez descontados los gastos en vivienda y energía doméstica, estaban por debajo de la línea de pobreza monetaria (60% de los ingresos medianos por persona equivalente), y que simultáneamente su gasto en energía doméstica estaba por encima de la mediana de gasto en energía por persona equivalente para toda España.
• El 21% de los hogares españoles (equivalente a 12,1 millones de personas) se encontraba en dificultades según la aplicación al caso español del indicador basado en el enfoque del ingreso mínimo aceptable (Minimum Income Standard). De acuerdo con esta metodología, los ingresos de estos hogares, una vez descontados sus gastos de energía y vivienda, estaban por debajo de la Renta Mínima de Inserción más elevada de España (País Vasco) una vez descontados el gasto en vivienda y energía de un hogar nacional.

Cerrar Saber más…
Contexto europeo

Más de 54 millones de ciudadanos de la UE (más del 10% de la población total) viven en hogares incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada durante el invierno.
Saber más…

La pobreza energética es una realidad que afecta a todos los Estados Miembros de la Unión Europea (UE), si bien con diferencias entre los mismos. De acuerdo con la Encuesta Europea de Ingresos y Condiciones de Vida (EU SILC) de Eurostat, en 2012, 54 millones de ciudadanos de la UE (más del 10% de la población total) vivían en hogares que se declaraban incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada durante el invierno.

Es por ello que la Unión Europea, consciente de esta problemática, se está movilizando para fomentar políticas que tengan en cuenta esta realidad. En este sentido, destacan los siguientes hitos:

La Comisión Europea también instó a los Estados miembros a incluir el concepto de pobreza energética a la hora de orientar sus políticas energéticas y de protección de consumidores. Prueba de ello son las Directivas2009/72/CE y 2009/73/CE del mercado interior de electricidad y gas que obligan a los Estados Miembros a desarrollar planes para abordar esta temática.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) aprobó en 2011 un dictamen sobre “La pobreza energética en el contexto de la liberalización y de la crisis económica” (Diario Oficial de la Unión Europea de 11 de febrero de 2011) en el que se proponía tener en cuenta la pobreza energética a la hora de elaborar cualquier propuesta de política energética y se afirmaba que mejorar la eficiencia energética en la construcción era un aspecto clave para abordar la pobreza energética, considerándola una nueva prioridad social que necesita apoyo a todos los niveles.

Conscientes de la importancia de esta problemática, en septiembre de 2013 el CESE aprobó un nuevo dictamen “Por una acción europea coordinada para prevenir y combatir la pobreza energética” (Diario Oficial de la Unión Europea de 21 de noviembre de 2013), en el que se recomendaban medidas como el establecimiento de un Observatorio Europeo de la Pobreza, centrado principalmente en la pobreza energética, la creación de un Fondo Europeo de Solidaridad Energética o el impulso de una campaña de información a nivel europeo sobre la lucha contra la pobreza energética y la solidaridad en este ámbito. Cerrar Saber más…

Pobreza infantil

imagen Pobreza infantil
¿Qué es la Pobreza Infantil?

De acuerdo con el indicador AROPE, 2.860.091 niños y niñas en España viven en esta situación de riesgo de pobreza o exclusión.

La tasa de personas en riesgo de pobreza o exclusión es el principal indicador que usa Eurostat, la oficina estadística europea, para medir el peso de las personas menos favorecidas en una sociedad. Esta referencia (también se denomina Arope, del inglés, at risk of poverty or social exclusion) consta de tres variables: la carencia material severa, la baja intensidad en el empleo o el riesgo de pobreza.

Saber más…

En un estudio de 2015 (Save the Children), en España hay 8.314.217 niños y niñas:
• el 29,6% vive en hogares cuyos ingresos están por debajo del umbral de la pobreza.
• el 16,7% vive en hogares en situación de pobreza severa, en hogares con una renta inferior al 40% de la renta mediana.
• el 34,4% vive en riesgo de pobreza o exclusión social (tasa AROPE).

De acuerdo con el indicador AROPE, 2.860.091 niños y niñas viven en esta situación de riesgo de pobreza o exclusión.

Sufren privación material severa 756.594 niños y niñas viven en hogares que no pueden permitirse al menos 4 de las siguientes 9 actividades:
• Pagar el alquiler, una hipoteca o facturas corrientes.
• Tener la casa a una temperatura adecuada el hogar durante los meses de invierno.
• Poder afrontar gastos imprevistos.
• Una comida de carne, pollo o pescado (o sus equivalentes vegetarianos) al menos 3 veces por semana.
• Irse de vacaciones al menos una semana al año.
• Tener un coche.
• Tener una lavadora.
• Tener un televisor en color.
• Tener un teléfono (fijo o móvil).

Puedes encontrar más información aquí

Cerrar Saber más…
¿Qué origen tiene?

Los niños no son responsables de las circunstancias en las que nacen y donde crecen. Están a merced de su situación y necesitan ayuda sustancial para poder crecer sanos y tener la oportunidad de un futuro mejor.
Saber más…

El riesgo de pobreza para los niños es particularmente alto cuando viven en familias en las que uno o más de estas características son ciertas. En caso de confluir, los efectos se multiplican.

• Los padres son parados de larga duración
• Familias monoparentales
• Los padres tienen un estatus educativo / ocupacional bajo
• La familia tiene antecedentes de inmigración
• El niño crece con varios hermanos
• La familia vive en un barrio marginal
• La madre y el padre se han convertido en padres muy jóvenes
• Hay un trastorno mental o adicción en la familia

Los niños no son responsables de las circunstancias en las que nacen y donde crecen. Están a merced de su situación y necesitan ayuda sustancial para poder crecer sanos y tener la oportunidad de un futuro mejor.

Cerrar Saber más…
¿Qué consecuencias tiene?

España está a la cola de Europa, junto con Grecia, en capacidad de reducir la pobreza infantil con ayudas sociales. Antes de las prestaciones sociales el porcentaje de niños que viven bajo el umbral de la pobreza es de un 36,8%, después de las prestaciones, de un 29,9%. Las ayudas sociales tan sólo reducen la pobreza infantil en un 6,9%.
Saber más…

En los países más castigados por la recesión económica, los niños son los que más están sufriendo las consecuencias, por encima de los adultos, e incluso, de las personas mayores. Destacaremos algunos datos que así lo confirman:

– En su último informe, UNICEF define el indicador de pobreza infantil como el porcentaje de niños que viven en hogares que se encuentran por debajo de un determinado nivel económico: el 60% de los ingresos medios en un país determinado. Según esto, queda claro que el mayor incremento de pobreza se ha producido, por un lado, en los países del sur de Europa y el Mediterráneo (España, Grecia, Italia y Croacia), y por otro, en los países bálticos y en Irlanda, Islandia y Luxemburgo. En ellos se ha registrado un crecimiento de la pobreza del50%.
– El número de niños que cayeron en la pobreza durante el período 2008-2012 en los 41 países más ricos del mundo es de 76,5 millones, según la OCDE. La realidad de este fenómeno es diferente en cada país y estas diferencias se basan en variables como la intensidad de la recesión en cada uno de ellos, la situación económica anterior, la solidez de la red de protección social y las políticas públicas con las que se ha enfrentado la crisis.
– El impacto sobre los niños está directamente relacionado con las condiciones de vida que los padres pueden facilitar a sus hijos y queda evidenciado que la disminución de recursos económicos ha comportado cambios de vivienda; estrés social y familiar por tener que bajar el nivel de vida; depresión y ansiedad en los adultos, que repercute a su vez en los niños; abandono de actividades de ocio, refuerzo escolar y deportes, y disminución de las relaciones con otros niños por cambio de localidad, escuela, o compañeros/as.

Pero, ¿y cómo afectan estos fenómenos generales a la vida cotidiana de los niños? Estos son algunos de los efectos que la crisis está teniendo en el día a día de la infancia de nuestro país:

1. No poder asistir a actividades lúdicas y deportivas fuera del horario escolar, con la consecuencia que eso tiene sobre la salud psíquica, física y relacional.
2. Dejar de asistir al comedor escolar, si no se dispone de beca comedor, para ir a casa a comer, con la más que probable escasez de alimentos en el hogar. Esto no solo puede afectar al desarrollo físico del niño sino que también supone una mayor inversión de tiempo en los desplazamientos y menos oportunidades de relacionarse con los demás compañeros/as a la hora del patio. Si bien el hecho de ir a casa a comer no es, en sí mismo, un obstáculo, se convierte en tal cuando la razón es económica y cuando lo que el niño come está energéticamente por debajo de lo deseable.
3. Dejar de disfrutar de actividades de refuerzo escolar, lo que impide la igualdad de oportunidades en el rendimiento escolar en la escuela y/o instituto.
4. No poder asistir a salidas o colonias organizadas por la escuela.
5. No poder beneficiarse de las actividades de verano, con el inconveniente familiar que significa que el niño, que está de vacaciones escolares, pueda no estar bien atendido por ningún familiar directo que esté a su cargo y que le ofrezca una ocupación óptima y educativa de su tiempo de ocio.
6. Disminuir el gasto en ropa y utilizar vestimenta de segunda mano o en malas condiciones, no adecuada a las temperaturas externas o poco conveniente por ser demasiado grande o pequeña.
7. No poder organizar en casa celebraciones por el cumpleaños, ni fiestas infantiles, ni participar en regalos para los demás compañeros/as.
8. En el ámbito de la salud, cambiar el proveedor sanitario. Sin entrar a juzgar si este es un cambio de calidad o no, como mínimo representa una modificación en la vida del niño o adolescente por perder la confianza y seguridad con el profesional que era de referencia. Además también puede conllevar posibles retrasos en el seguimiento de su salud.
9. Prescindir de fármacos necesarios para el mantenimiento de su salud y de dispositivos para su autonomía personal.
10. Espaciar o disminuir las pruebas diagnósticas, según criterios económicos o de organización de los servicios de salud.
11. Disminuir o prescindir del uso de terapias complementarias: homeopatía, psicoterapia, relajación, etc.
12. Cambios de residencia con la repercusión que esto tiene para el niño respecto a la integración en la nueva escuela, nueva comunidad y nuevos amigos.
13. Tener que compartir habitación con los hermanos u otros familiares cuando antes no lo hacía, con los posibles riesgos de contagio que eso conlleva en el caso de enfermedades infecciosas y respiratorias.
14. Prescindir de comodidades en el nuevo hogar (aseos más pequeños o compartidos, contar con menos aparatos electrodomésticos, no disponer de calefacción o refrigeración, etc.)
15. Contagiarse del estrés familiar que significa que sus padres no tengan trabajo ni dinero suficiente para la vida cotidiana o irse de vacaciones, que tengan que pedir ayudas externas o que no dispongan de red familiar de apoyo, tanto a nivel económico como social.

Cerrar Saber más…
¿Cuál es la situación en España?

Actualmente uno de cada tres niños en España está en riesgo de pobreza o exclusión social. La infancia de nuestro país es el colectivo que más está sufriendo las consecuencias de la crisis económica y de los recortes en las ayudas sociales. Saber más…

España está a la cola de Europa, junto con Grecia, en capacidad de reducir la pobreza infantil con ayudas sociales. Antes de las prestaciones sociales el porcentaje de niños que viven bajo el umbral de la pobreza es de un 36,8%, después de las prestaciones, de un 29,9%. Las ayudas sociales tan sólo reducen la pobreza infantil en un 6,9%. Si nos comparamos con Irlanda, un país que ha sufrido una situación económica similar a la de España, sus prestaciones sociales han conseguido reducir la pobreza infantil en 32 puntos, pasando de un 49,1% de niños en riesgo de pobreza a un 17,1%.

Es por ello que la Unión Europea, consciente de esta problemática, se está movilizando para fomentar políticas que tengan en cuenta esta realidad. En este sentido, destacan los siguientes hitos:

Con ese 29,9%, España se sitúa en la segunda posición en la lista de países europeos con mayor tasa de niños y niñas bajo el umbral de la pobreza, solo por encima de Rumanía. Si además de tener en cuenta los ingresos de los padres, consideramos el nivel de empleo del hogar y el nivel de privación material, la tasa de niños y niñas en riesgo de pobreza y exclusión social es aún mayor, de un 33,8%,es decir, más de 2.800.000 niños y niñas.

La educación es la herramienta más poderosa para romper el ciclo de transmisión de la pobreza de padres a hijos. Garantizar el éxito escolar de los niños y niñas en riesgo de pobreza o exclusión social es la mejor estrategia para asegurar su desarrollo.

La desigualdad es una de las causas de la pobreza, pero también una de sus consecuencias. Según alertó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en su último informe presentado en marzo, España es el país de la OCDE donde más han aumentado las desigualdades sociales. Nuestro país está, además, a la cabeza en abandono escolar y es el país europeo, junto con Grecia, donde más presupuesto se destina en los hogares a cubrir los gastos de la vivienda. El porcentaje de niños que viven en hogares que gastan más del 40% de los ingresos disponibles en costes de la casa -lo que impide que los padres puedan permitirse otras actividades culturales o de tiempo libre- es de un 20,5% en España, mientras que la media de la UE es de un 11%.

Estos son algunos datos incluidos en el informe:

• España es el segundo país europeo con mayor tasa de niños que viven en hogares bajo el umbral de la pobreza, con un 29,9%.
• España tiene un 33,8% de niños y niñas riesgo de pobreza y exclusión social (índice AROPE, que se calcula teniendo en cuenta la tasa de niños y niñas bajo el umbral de la pobreza, la intensidad laboral de los padres y la privación material).
• España es el país europeo con mayor tasa de abandono escolar, con un 25%.
• España es el segundo país europeo, después de Grecia, con menor capacidad para reducir la pobreza infantil a través de las prestaciones sociales.
• En toda Europa hay casi 27 millones de niños y niñas en riesgo de pobreza o exclusión social.
• Los niños con padres con baja intensidad laboral -que trabajan poco o nada- tienen un 56,7% más de probabilidades de estar en riesgo de pobreza o exclusión social que aquellos cuyos padres trabajan habitualmente.
• En los países nórdicos, entre un 12% y un 19% de los niños viven en riesgo de pobreza o exclusión social, en Hungría y Letonia entre un 35% y un 41% y en Bulgaria y Rumanía más de la mitad, con más de un 52%.

Acabar con la pobreza infantil supone tomar las decisiones políticas adecuadas para lograr cambios positivos y duraderos en las vidas de los niños. Estas decisiones están al alcance tanto de los países ricos como de los pobres. La inversión en infancia debe ser un principio fiscal, a nivel europeo, nacional, regional y local ya que los recursos destinados a la infancia hoy se traducirán en beneficios para el conjunto de la sociedad, ahora y en el futuro.

Cerrar Saber más…
Contexto Europeo

Actualmente uno de cada tres niños en España está en riesgo de pobreza o exclusión social. La infancia de nuestro país es el colectivo que más está sufriendo las consecuencias de la crisis económica y de los recortes en las ayudas sociales.
Saber más…

La pobreza infantil está afectando la vida de millones de niños en todo el mundo, a pesar de las promesas que encerraba la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN), que entró en vigencia en 1989. Según ésta, todas las niñas y todos los niños, tanto de países pobres como de países ricos, gozan del derecho a una infancia y adolescencia en la que puedan aprender, jugar, gozar de buena salud y desarrollarse. Pero la pobreza infantil es un problema actual en países ricos y pobres. Aunque pueda resultar conveniente porque es “muy visible y fácil de comprender”, la medición de un fenómeno tan complejo no puede realizarse por un único indicador o conjunto de ellos referidos al tema de la renta familiar, y menos si se trata de cómo ésta afecta a personas dependientes de quienes la perciben.

Actualmente hay 25 millones de niños y niñas en la Unión Europea en riesgo de pobreza o exclusión social – es decir, uno de cada cuatro menores de 18 años. . Entre 2008 y 2011 la tasa de riesgo de pobreza infantil o exclusión social (AROPE) se incrementó en 17 Estados Miembros y se redujo solamente en 4. La mayoría crece en familias pobres, que cada vez encuentran más dificultades para ofrecerles una vida digna. La pobreza infantil es un concepto relativo al estándar de vida general del país o región donde viven, de tal forma que encuentran dificultades para vivir una vida normal y participar en actividades económicas, sociales y culturales ordinarias. Es decir, que es un problema que varía significativamente de país a país, dependiendo del nivel de vida disfrutado por la mayoría.

Más información disponible aquí

Cerrar Saber más…

AYUDA A REFUGIADOS

imagen Ayuda a refugiados
¿Qué origen tiene?

Más de 65 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares por la guerra, la violencia, el cambio climático y graves violaciones de sus derechos fundamentales. Más de la mitad son niños.

Esto supone el número más alto jamás registrado desde la II Guerra Mundial.

Esto supone el número más alto jamás registrado desde la II Guerra Mundial.
Saber más…

imagen Ayuda a refugiados
Un refugiado es una persona que se ha visto forzada a huir de su país de origen "debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas” El gobierno del país de origen no puede garantizar la protección y seguridad.

El estatus de refugiado fue definido por primera vez en 1951 en la Convención de Ginebra, en la que se otorgó unos derechos básicos a la condición de refugiado: derecho de asilo en condiciones de seguridad, así como los derechos civiles básicos, incluyendo la libertad de pensamiento, de movimiento, y el derecho al respeto como persona.

De igual forma, los derechos económicos y sociales se aplican a los refugiados al igual que a otros individuos: derecho a asistencia médica, derecho a trabajar para los adultos, y derecho a la escolarización para los niños.

Más de 65 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares por la guerra, la violencia, el cambio climático y graves violaciones de sus derechos fundamentales. Esto supone el número más alto jamás registrado desde la II Guerra Mundial. Y más de la mitad de los desplazados, son niños.

De todas estas personas, la inmensa mayoría se encuentran desplazados dentro de su propio país, o refugiados en un país vecino. El mundo en desarrollo en Asia y el más pobre en África son las principales regiones tanto de salida como de acogida de refugiados, y sólo una pequeña minoría llega a los países más desarrollados o a la UE en particular.

Actualmente, Siria es el primer país de origen de las personas refugiadas en el mundo. Debido a un conflicto que dura ya más de 5 años y que se ha cobrado más de 250.000 muertes, cerca de 5 millones han huido del país y 6,6 millones se encuentran desplazadas internamente.

Cerrar Saber más…
¿Qué consecuencias tiene?

Las personas refugiadas se encuentran en una condición de extrema vulnerabilidad, debido a los agravios sufridos durante su huida, y a la falta de conocimiento del país de acogida (falta de capital social, cultural, etc.). Si bien la condición de refugiados les otorga unos derechos básicos, la gran afluencia de refugiados produce en muchos casos la sobresaturación de los recursos disponibles, a la que las organizaciones humanitarias han tratado de dar ayuda.
Saber más…

Más de 3500 personas han desaparecido en su intento de escapar de las persecuciones, y buscar un futuro mejor en 2015, de las que el 32 por ciento son niños y el 19 por ciento mujeres, desaparecieron o perdieron la vida en el intento. El 58 por ciento son sirios.

La actual crisis siria, ha desbordado todos los mecanismos que los Estados miembros y la UE en conjunto habían puesto en marcha para procesar y gestionar la llegada de migrantes irregulares y de refugiados, que ya estaban mostrando debilidad antes de 2011. El registro de todos estos emigrantes sobrepasa ampliamente las capacidades de los países de acogida en particular aquellos que debido a su situación geográfica, se encuentran en primera línea.

A la llegada al país de acogida, la sobresaturación de los recursos disponibles, coloca a los refugiados en una situación de extrema vulnerabilidad y de dependencia vital.

Existen muchas instituciones sociales que apoyan soluciones sostenibles y durareras, basadas en el refuerzo de las habilidades de los refugiados, fortaleciendo su autosuficiencia e integración en la comunidad local de acogida.

Cerrar Saber más…
¿Cuál es la situación en España?

En 2015 España batió el récord de solicitudes de asilo con cerca de 15.000, pese a ello solo esto sólo supuso un 1% del conjunto de Europa. Sin embargo, sólo se resolvieron poco más de 3.200 solicitudes, de las cuales se aceptó el 31%, un porcentaje muy alejado de la media europea, que se situó en torno al 50%.Saber más…

imagen Evolución de solicitantes de protección internacional
Por su ubicación como puerta de acceso a Europa desde el continente africano, España recibe grupos de refugiados procedentes de Siria, y Ucrania (a través de Melilla) los flujos migratorios hayan crecido enormemente.

Frente a las 5.947 personas de 2014, en 2015 casi 15.000 personas formalizaron su solicitud de protección internacional, la cota anual más elevada registrada en España y que, sin embargo, apenas representó el 1% de las que se registraron en el conjunto de la Unión Europea.

Acoger no implica simplemente facilitar alojamiento y manutención, sino un conjunto de actuaciones dirigidas a potenciar la autonomía, la dignidad y el bienestar de las personas refugiadas.

Las personas que buscan asilo o refugiados, carecen de capital social, para poder establecer conexiones en su comunidad de acogida, y a menudo se encuentran aisladas y desubicadas en su entorno.

Existen numerosas problemáticas asociadas a los refugiados. Dar voz a su realidad y conocerla, es el primero de los retos para abordar este reto y dar una solución integral.

Desde redondando, apoyamos proyectos de acogida, orientados a la inserción del refugiado, que contempla sus necesidades desde una perspectiva integral (no solo alojamiento y manutención) con el fin de lograr el máximo nivel de autonomía e integración social. En particular, apoyamos intervenciones orientadas a potenciar la empleabilidad y la autonomía de las personas atendidas.

Cerrar Saber más…
Contexto Europeo

En 2015, el número de solicitantes de asilo en Europa se duplicó respecto al pasado año, llegando a 1.321.600, y sólo se resolvieron favorablemente poco más 300.000 solicitudes.Saber más…

En 2015, más de un millón de personas refugiadas y migrantes llegaron a las puertas de Europa procedentes de Siria, Afganistán, Irak, Eritrea, Pakistán o Nigeria. Arriesgan sus vidas y las de sus familias en busca de un futuro mejor, lejos de las guerras y la pobreza que les han obligado a huir.

El agravamiento del conflicto sirio obligó a más de un millón de personas a buscar un lugar seguro en nuestro continente y, ante la imposibilidad de llegar por vías legales y seguras, tuvieron que arriesgar sus vidas atravesando el Mediterráneo en frágiles embarcaciones.

Europa se encuentra ante el gran desafío de dar un enfoque integral sobre la cuestión de los refugiados, y encontrar soluciones que respeten los valores humanistas que han presidido su creación. La «crisis de los refugiados» está poniendo a prueba la capacidad de respuesta de la Unión Europea, evidenciándose las debilidades de su política en materia de asilo.

imagen Evolución de solicitantes de protección internacional

Solicitantes de Protección Internacional en la Unión Europea
Fuente: Eurostat

Cerrar Saber más…